En reunión con una empresa colombiana de alimentos, le digo al gerente general: “Por favor, pon ese bolígrafo allá en la esquina”.

Su mano empieza a moverse y la retrae diciendo: “No puedo”.

Me río y le repito: “Por favor, pon ese bolígrafo allá en la esquina”.

Su mano vuelve a moverse, y la retrae diciendo: “No puedo”.

El baile lo repetimos dos veces más... yo muerto de la risa y el rebelde.

Su rebeldía aparece porque yo quiero controlar su decisión.

Su rebeldía aparece para defender su libertad.

Cuando nos encontramos una situación como esta, ¿cuál es la técnica?

En vez de decirles qué hacer, dales dos opciones: “¿Ese bolígrafo está mejor en esta esquina o en la de allá?”

Ellos siempre van a escoger una tercera opción, quizás hasta más inteligente que las que le proponemos.

Permíteles ser libres y podrán trabajar juntos.

-Robert Baum
WhatsApp Telegram +507 6236-8530