Unas semanas antes de mi cumpleaños 44, algo empezó a presionarme para que hiciera un viaje muy significativo para mí — Se trató del primer viaje que hice solo: yo-con-yo.

Algo adentro mío requirió de una valentía especial para decidir hacerlo. Es más, me tomó 3 semana aceptármelo y tomar el paso de comprar el boleto de avión…

Y es que soy igual de cobarde que valiente.

(He notado que solo puede haber valentía, si hay cobardía — son dos polos de un mismo eje).

Al final, resulta que este viaje fue para encontrarme más conmigo mismo. Fue para moverme intuitivamente a lo que requería mi espíritu en el momento. Fue para reconectarme conmigo mismo en una nueva forma. Fue hermoso.

Algo que descubrí, es lo que la palabra valentía realmente significa para mí…

Es la valentía de ser uno mismo. La valentía de ser yo — El individuo.

Esta valentía es lo que suma a un colectivo.

Explico…

VALentía genera VALor.

Valor es lo que suma (antivalor es lo que resta).

Y solo puedo generar valor cuando estoy conectado conmigo mismo, con eso que mi esencia viene a dar.

Para mí, debemos tener la valentía de ser uno mismo. Y eso que uno es, es lo que termina dando valor a un clan o colectivo — A la sociedad.

Ayudemos a las personas a ser ellas mismas. Permitámosles ser.

Ayudémosnos nosotros mismos a ser uno mismo. Permitámonos ser.

Aunque a veces nos cuesta, la energía que recibimos a cambio es impresionante. Recibimos lo que realmente es — Lo que tú eres, lo que yo soy.

Recibimos lo que es.

-Robert Baum